El peso de los estereotipos

Es muy probable, según Steele, que la amenaza del estereoti­po sea una de las razones por las cuales las mujeres no suelen destacar en campos tales como las matemáticas, la ingeniería y la física, campos en los que -al menos en los Estados Unidos- no existe ninguna diferencia de género en los niveles académicos elemental y medio. Esta diferencia sólo comienza a advertirse cuando los alumnos entran en el instituto, y la brecha se acentúa todavía más en la universidad, al comienzo de la cual el prome­dio de abandono de las mujeres de las carreras de matemáticas, ciencias e ingeniería es dos veces y media superior al de los hombres. En los Estados Unidos, las mujeres sólo poseen un 22% de licenciaturas universitarias y un 13% de doctorados, y sólo ocu­pan el 10% de los puestos de trabajo ligados a este tipo de carre­ras (en donde, dicho sea de paso, cobran las tres cuartas partes del sueldo que perciben los hombres que ocupan posiciones similares).

Esta merma en el empleo no tiene nada que ver con su habili­dad y sí, en cambio, con la activación de estereotipos incapaci­tantes. Steele pone los ejemplos del bajo rendimiento de los ne­gros y de las mujeres -a pesar de sus altas puntuaciones en los exámenes- como demostración del efecto de la amenaza emo­cional una vez que se accede a un dominio sobre el que pesa al­gún estereotipo amenazador. En este punto, señala Steele, la gen­te se vuelve especialmente vulnerable, y pone en cuestión sus capacidades, sus talentos y sus habilidades, lo cual no hace sino socavar su confianza en sí mismos. De este modo, la inquietud pesa tanto sobre ellos como sobre la mente de quienes están es­perando a ver lo bien -o lo mal- que se defienden.

Los estudiantes de color, por ejemplo, se ven afectados por “rumores de inferioridad” como los expuestos en el libro The Bell Curve. Esta misma clase de pensamiento equivocado es la que aflige a las minorías oprimidas de todo el mundo. En opinión de Steele, pues, la exposición a los estereotipos sociales negati­vos intimida a los miembros de los grupos afectados, una situa­ción que en el mundo laboral resulta emocionalmente muy pode­rosa y destructiva.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: